Internacional

Después de un arranque de año de catástrofes benéficas el contexto es muy distinto ahora. Desde hace un par de meses las re / aseguradoras se enfrentan a la creciente amenaza de eventos catastróficos que pone entre las cuerdas sus intereses económicos.

Así lo confirma el mediador Aon Benfield en su última edición mensual del informe

Global Catastrophe Recap que evalúa el impacto de los desastres naturales ocurridos en todo el mundo durante el mes de mayo del presente año.

En el mismo informe se destaca a lo largo del mes de mayo un histórico incendio forestal en la ciudad canadiense de de Fort McMurray que se ha convertido en el desastre natural más costoso en la historia del país. Las pérdidas que deberán cubrir las aseguradoras – incluyendo daños físicos y la interrupción de los negocios – se prevé que asciendan a 3.100 millones de dólares. No en vano el fuego carbonizó más de 580.000 hectáreas de terreno y destruyó al menos el 10 por ciento de Fort McMurray, incluyendo más de 2.400 viviendas y otras estructuras.

Adam Podlaha, director global de impacto preventivo, ha explicado la trascendencia de estos hechos  “La gravedad de los daños ocasionados por los incendios forestales en Fort McMurray nos recuerda de forma significativa cómo las pérdidas asegurables pueden ser un peligro. La situación en Canadá ya ha permitido una respuesta fuerte y cooperativa tanto del gobierno como la industria de seguros, residentes y propietarios de negocios que tratan de evaluar los daños y comenzar el proceso de recuperación. Puesto que este es el sexto incendio forestal mundial en superar la barrera de los mil millones de dólares no hay una gran cantidad precedente que supere un incendio de esta magnitud”.  

Paralelamente, las tormentas e inundaciones generalizadas han barrido el centro y norte de Europa entre finales de mayo y principios de junio causando la muerte de al menos 17 personas. Los daños más considerables se observaron en Alemania, Francia, Austria, Polonia y Bélgica, donde las inundaciones afectaron muchas regiones metropolitanas importantes, incluyendo París. De acuerdo a las estimaciones preliminares de la industria de seguros alemana y francesa las pérdidas económicas podrían acercarse a los 4.000 millones de euros (4.600 millones de dólares).

En similares circunstancias cinco severas tormentas convectivas afectaron en varias regiones de los EE.UU que posiblemente asciendan a 1.000 millones de dólares.

También en Asia se registraron lluvias torrenciales en Sri Lanka, el este de India, Bangladesh, Myanmar y China durante mayo. Sólo en las inundaciones y deslizamientos de tierra que se produjeron en Sri Lanka murieron al menos 105 personas.  Mientras que cerca de 125.000 hogares y estructuras fueron dañadas o destruidas en los cinco países. El costo estimado de la reconstrucción se calcula en 1.700 millones de dólares.

En el cómputo global del informe de Aon Benfield las pérdidas suman al menos 7.000 millones de dólares sólo contabilizando el mes de mayo. 

Buscar

twitter
Suscríbete para recibir nuestro boletin semanal
Acepto la Política de privacidad

Te recomiendo leer

siaservices