Latinoamerica

En la Argentina, el contrato de seguro fue legislado inicialmente en el Código de Comercio dictado en 1861, junto con el régimen de las sociedades comerciales, dando así seguridad jurídica a una herramienta básica para el desarrollo económico-social de nuestro país.  Al amparo de esta legislación, se fue construyendo el mercado asegurador local,

Luego de un largo proceso se llega al año 1937, en el cual se crea la Superintendencia de Seguros de la Nación, estableciéndose la normativa aplicable a la constitución y funcionamiento de las empresas dedicadas a esta actividad.

Cerca de una década más tarde, operaban en nuestro país 160 aseguradoras, incluyendo varias de naturaleza cooperativa y mutual.      Se crea por entonces el IMAR – Instituto Mixto Argentino de Reaseguros,  regido por la Ley 12.988, con un capital integrado por mitades entre el Estado Nacional y las aseguradoras calificadas como argentinas, en función de la nacionalidad de sus accionistas mayoritarios. La creación de dicho Ente tenía por objeto prioritario, lograr la autonomía del mercado local frente al reaseguro internacional.

La encomiable finalidad no se pudo lograr y sus pérdidas generaron un largo proceso que terminó en su liquidación.

Por Ley 14.152  del  año 1952, se dispuso sustituir al IMAR por el Instituto Nacional de Reaseguros (INdeR) totalmente estatal y se aprobó un nuevo texto de la Ley 12.988.
El mercado local tenía por entonces 303 aseguradoras, que eran “productoras” de  primas, que volcaban hacia el INdeR, que llegó a recibir el 80 % de  las primas totales del país. Las operaciones del INdeR tuvieron crecientes pérdidas, situación que no se logró revertir, a pesar de diversas medidas adoptadas para solucionar el problema.
Finalmente, a partir de 1991, se liberó la cesión al INdeR y se dispuso su liquidación definitiva a partir del 1 de enero de 1992.     Desde entonces la contratación de reaseguros fue relativamente libre, por cuanto varias disposiciones de la Superintendencia de Seguros de la Nación, sólo fijaron las condiciones que debían reunir las reaseguradoras locales o del exterior, para poder tomar operaciones.

La operatoria del mercado fue reglamentada por una serie de disposiciones que culminaron con  la Resolución 24.805 del 13 de agosto de 1996.

Dicha norma determinó, entre otras cosas, la  definición de los integrantes del mercado. Al respecto estableció que los operadores podían ser: reaseguradoras nativas, sucursales o agencias  de reaseguradoras extranjeras y aseguradoras directas nativas.

Llegamos así a la situación actual, caracterizada por el dictado de una reglamentación muy amplia, especialmente dirigida hacia el fortalecimiento de la retención nacional, aunque no prevé  el uso de reaseguros No Proporcionales, que constituyen uno de los medios conducentes a tales fines.

Primas según tipo de contrato y forma de contratación

Un problema general que presentan las cifras publicadas, es que analizan el tema, sólo desde la forma de contratación (Automáticos y Facultativos) y no sobre el tipo de cobertura (Proporcional y No proporcional), que hubiera permitido apreciar a evolución producida en este tema.

En materia de la forma de contratación tenemos que, mientras en el 2003 casi coincidían los volúmenes de primas cedidas en forma automática en contratos obligatorios y bajo facultativos, a partir de entonces se van aumentando las cesiones automáticas, mientras los facultativos se mantienen con muy poco crecimiento. Por supuesto el cambio se debe al paulatino incremento de los contratos obligatorios, que se han ido concertando en el mercado.

Las primas cedidas en el 2003 fueron, en cifras redondas, de $

1.800 millones en los dos tipos de operaciones. A partir de entonces se van distanciando las cifras, por un crecimiento importante de los contratos automáticos, que alcanzaron en el 2011, los $ 3, 849,2

Millones, mientras que los facultativos llegaban a $ 1.968,8 millones, casi sin crecimiento.

Desde el punto de vista de la forma de contratación de las operaciones, han sido bastante parejas las efectuadas con o sin intermediarios, hasta llegar casi a coincidir en 2010 y 2011.

Es importante señalar que, en materia de Seguros de Personas, sólo se consideran Retiro y Otros Seguros de Personas, involucrando en este sector a todas las variadas coberturas sobre la vida humana.

No se discrimina la proporción de operaciones gestionadas por intermediarios en cada tipo de cobertura, que osciló globalmente en el período considerado, entre el 2% y el 4,8% respecto de las primas. La causa justificativa de este hecho radica en el importante volumen de los Seguros de Vida Colectivos, de carácter masivo, sin intervención de intermediarios,

Las cifras publicadas no discriminan las primas correspondientes al Seguro de Automóviles, que es el ramo de mayor primaje en el mercado, junto con Accidentes del Trabajo.

Los siniestros recuperados

En materia de siniestros recuperados de los reaseguradores, el importe total del 2011, alcanzó la cifra de $ 2.416,4 millones, que se originó en un 68% en coberturas de Contratos Automáticos y en 32% de Facultativos y, por mitades, provenientes de operaciones directas o a través de intermediarios.

En lo referente a siniestros recuperados por vía del reaseguro, respecto de los Seguros de Daños Patrimoniales, lamentablemente sólo se individualiza el seguro de Riesgos del Trabajo y el ya pasado Seguro de Transporte Público de Pasajeros, englobándose el resto de ramos bajo el rótulo de “Otros Seguros de Daños Patrimoniales”, que son el grueso de la cartera nacional.

Riesgos del Trabajo alcanzó en el 2011 un recupero del reaseguros de $ 360,5 millones, mientras que el resto de los ramos patrimoniales, en conjunto, durante todo el período decenal analizado, siempre superó anualmente los $ 1.000 millones.

Modalidades técnicas

El contenido de la publicación difundida por la SSN, no ha discriminado las operaciones según la naturaleza técnica de la cobertura reaseguradora. En este sentido, consideramos que sería interesante que se ampliara este útil aporte técnico, publicando una serie mostrando la evolución experimentada por el mercado, en cuanto a la contratación de Reaseguros Proporcionales y No Proporcionales, según los ramos.

Continuando el análisis del material de la interesante difusión de datos del mercado, pasamos a considerar el aspecto de los Contratos Automáticos y Facultativos.

Desde este punto de vista, las cifras muestran algunas diferencias entre ambos tipos de contratación, Lamentablemente, como decíamos en el párrafo inicial de este artículo, el análisis solo se refiere a la forma de contratación y no al tipo de cobertura.

Analizando los datos aportados, se advierte que debe existir una clara diferenciación en el desenvolvimiento de ambas formas contractuales, que no se marca en el material ofrecido.

En los Contratos Automáticos, hasta el año 2004 existía una paridad

total entre primas pagadas y siniestros cobrados, a lo cual habría que sumar a favor, la comisión de reaseguro recibida por las cedentes en las coberturas proporcionales.

Parece oportuno aclarar el por qué, de esta comisión de reaseguro, pagada (o más bien “devuelta”) por el reasegurador, en los reaseguros proporcionales. El origen de esta “devolución” es el

siguiente.

En los Reaseguros Proporcionales la aseguradora paga como prima de reaseguro, el mismo porcentaje de la prima directa que el porcentaje reasegurado, respecto del valor del bien cubierto. Como toda prima directa contiene “invisiblemente” una determinada parte correspondiente a la comisión de adquisición pagada por la cedente al intermediario de la póliza, y otra destinada a solventar los gastos de administración, el reasegurador devuelve a la cedente como comisión de reaseguro un importe pactado sobre esta materia, quedándose entonces teóricamente sólo con la “prima de riesgo”.

Ariel Fernández Dirube

Consultor y docente

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado con autorización del autor, D.Ariel Fernandez Dirube.

Fuente original del informe: El seguro en acción. Parte I Parte II

Buscar

twitter
Suscríbete para recibir nuestro boletin semanal
Acepto la Política de privacidad

Te recomiendo leer

siaservices