Usa - Canada

Cumplida la primera mitad del año parece un momento oportuno para hacer balance de los distintos factores que están condicionando la industria del re / aseguro. Especial atención merecen las pérdidas ocasionadas por eventos catastróficos que, pese a un inicio del año benéfico, en los dos últimos meses ha visto un incremento.

Según un análisis pormenorizado del corredor de reaseguros, Aon Benfield, la industria ya se enfrenta

a una factura de 11.000 millones de dólares en EE.UU. Estas pérdidas corresponden a las tormentas convectivas severas (tornados, granizo y vientos)  durante la primera mitad de 2016, que han golpeado duramente el país, especialmente el Estado de Texas.

Cabe señalar que este fenómeno afecta de forma significativa a Estados Unidos donde se han registrado pérdidas en los últimos años por este motivo.

No en vano, este es un peligro cada vez más importante y fuente de pérdidas de los valores vinculados al seguro (ILS); con obligaciones de cobertura para los bonos catástrofe, en tanto en cuanto se tenga que ofrecer una garantía a los ILS y reaseguros privados para hacer frente a los riesgo de tormenta conectiva y otros peligros.

Por todo lo dicho, el 2016 es uno de los años que más pérdidas está registrando la industria del re / aseguro por tormentas conectivas.

Tal y como explica Steve Bowen, Director de previsiones de impacto, segmento de análisis de riesgo para Aon Benfield “Las pérdidas aseguradas debido a las severas tormentas convectivas continúan este año en EE.UU  su trayectoria hacia el norte”.

"Ya estamos en 11.000 millones de dólares y sigue aumentando. Esto marca el noveno año consecutivo con pérdidas asegurables sobre propiedad, vehículos y agricultura por encima de los 10.000 millones de dólares en los EE.UU” sentencia Bowen. 

Buscar

twitter
Suscríbete para recibir nuestro boletin semanal
Acepto la Política de privacidad

Te recomiendo leer

siaservices